Lo Último

20/3/17

Una segunda vuelta en la que no juega a nada

Tras la derrota en el Vicente Calderón ante el Atlético de Madrid por 3-1, el Sevilla FC abandona definitivamente la lucha por el campeonato liguero para centrarse en intentar defender el tercer puesto precisamente ante el club colchonero, que ha pasado de estar a 9 puntos de distancia a colocarse a 2 con el goal average a favor del equipo de la capital de España.
El Sevilla FC cerró la mejor primera vuelta de su historia venciendo al Real Madrid y a Osasuna y era serio candidato a conseguir el título de Liga. Sin embargo, fue comenzar la segunda vuelta y torcerse todo. Además desde el primer minuto. Un penalti inexistente dejaba al Sevilla en inferioridad numérica frente al Espanyol durante 89 minutos y, pese a que lograba empatar, acabó perdiendo 3-1.

Entonces llegó el Villarreal a un Sánchez-Pizjuán en pie de guerra por la prohibición al grupo Biris Norte de exhibir pancartas, lo que hace que desde entonces el ambiente del estadio haya pasado de ser temido por los rivales a ser cómodo. En ese partido el Sevilla fue incapaz de marcar un gol a pesar de haber tenido un lanzamiento de penalti a favor que Nasri falló.

Frente a Las Palmas el equipo blanquirrojo fue incapaz de dominar el partido pese a que ganó gracias a un solitario gol de Correa, que salió al terreno de juego un cuarto de hora antes de que se acabase el partido y prácticamente metió el primer balón que tocó.

Como local, el Sevilla ganó el, hasta ahora, único partido en el que ha marcado más de un gol que su rival en lo que llevamos de segunda vuelta. Un partido que el Eibar puso muy difícil y tuvo ocasiones para empatar el partido, pero que sentenció Vitolo en el descuento marcando el 2-0.

Con la moral por las nubes por este triunfo y por el mal estado de forma del equipo inglés, llegó el partido de ida de octavos de Champions contra el Leicester. El Sevilla dominó el partido y fue bastante superior a su rival. Con 0-0, Correa falló un penalti que acabó siendo decisivo, ya que el partido, a pesar de la superioridad sevillista, acabó con un escueto 2-1, lo que significaba que un gol inglés en el partido de vuelta dejaba al Sevilla fuera de la competición.

Y con las dudas por ese gol de Vardy llegó el derbi. La primera parte fue un monólogo del Betis, que hacía lo que quería con un Sevilla que no pasaba de medio campo. Por suerte, llegó el descanso y el equipo de Heliópolis sólo había marcado un gol. Sampaoli metió en el campo a Iborra y Ben Yedder, cambiando al esquema que mejor resultados le está dando en esta segunda vuelta, y remontó el partido gracias a un Iborra colosal que se echó el equipo a la espalda.

El siguiente partido como local fue ante el Athletic, última victoria del equipo hasta ahora. En este partido el Sevilla volvería a fallar otro penalti. Esta vez fue Jovetic. Por suerte, el balón llegó a Iborra y marcó el gol de la victoria en un partido que el Sevilla sufrió bastante para quedarse con los tres puntos.

Ese fin de semana el Sevilla rindió visita al Alavés, a quien Ben Yedder marcó en una primera parte en la que el Sevilla apenas tuvo problemas para controlar el partido. Sin embargo, la segunda parte el Alavés no paró de tener ocasiones hasta que en una de ellas acabó marcando el empate Katai.

Así llegamos al último partido del Sevilla como local hasta la fecha. Un partido que el Sevilla ya perdía a los 3 minutos contra un Leganés que está peleando por mantener la categoría. Aunque Jovetic marcó antes de llegar al descanso, la segunda parte no invitaba a pensar que el equipo sería capaz de marcar. Y efectivamente, el partido terminó en empate.

Sin nada de moral por parte de muchos aficionados pese a la ventaja en el marcador, llegó el partido de vuelta de octavos de la Champions. Tras la derrota en Sevilla, el Leicester había destituido a Ranieri. Su sustituto, Shakespeare, cuenta sus partidos por victorias. El Sevilla dispuso de varias ocasiones pero fue incapaz de marcar, mientras que el Leicester metió las dos que tuvo. El Sevilla acabaría con 10 por culpa de un inocente Nasri que, al contrario que Nico Pareja, se dejó provocar por Vardy y fue expulsado. Pese a todo, el Sevilla tuvo la oportunidad de igualar la eliminatoria por medio de un penalti que terminó lanzando Nzonzi por la cobardía de sus compañeros. Y como ya va siendo normal, falló.

Este domingo el Sevilla jugó su último partido en el Vicente Calderón. Un partido en el que el Sevilla fue incapaz de crear una jugada colectiva que hiciera daño real al club colchonero, que a balón parado se puso por delante y marcó el segundo. Ya con tres goles en contra, una jugada individual de Correa supuso el gol sevillista.

Analizando estos partidos podemos ver varios patrones que se repiten para mal. El centro del campo tarda muchísimo en mover el balón, permitiendo a la defensa rival organizarse. Debido a esta lentitud, salvo jugada individual, es imposible que el Sevilla marque un gol a la contra. Franco Vázquez y Nasri no están conectando con sus compañeros y a día de hoy son incapaces de iniciar las jugadas de ataque. Algo que ahora mismo sólo hacen Iborra y Sarabia. Los defensas, como Rami y Carriço, no sacan el balón con eficacia, siendo ellos los que en más de una ocasión han creado las ocasiones de peligro más claras de los rivales. El equipo juega ahora mismo mejor con dos delanteros que con uno solo. Teniendo que ser esos dos delanteros Jovetic y Ben Yedder, ya que Vietto no está teniendo buenas actuaciones.

Jugadores clave durante la primera vuelta como Vitolo, Nzonzi o Mariano no están dando la talla, dejando destellos contados, pero sin hacer un partido bueno completo. De hecho, los jugadores más determinantes en lo que llevamos de segunda vuelta son Sergio Rico, Iborra, Sarabia, Jovetic y Correa.

En lo que llevamos de segunda vuelta el Sevilla lleva 5 puntos menos que en la primera a estas alturas. Jorge Sampaoli y Lillo deben encontrar la manera de reflotar al equipo, pues la tercera plaza empieza a peligrar y, como hemos visto este año con el Villarreal, la cuarta no garantiza la participación en Champions la próxima temporada.