Lo Último

18/5/17

Una despedida con vistas al futuro

Se termina la temporada 16/17 de LaLiga Santander. Este sábado el Sevilla FC se enfrentará en el Sánchez-Pizjuán ante Osasuna en el partido de la última jornada sin nada en juego. Por eso mismo, el partido puede tener un ambiente distinto al habitual. Sin la presión de la competición, es posible que sea el momento de que algunas cosas cambien.
Por supuesto, todo depende de la decisión que tome el que parece que seguirá siendo el entrenador del Sevilla hasta que finalice el partido, Jorge Sampaoli, pero quizás es el momento de hacer un cambio radical en el once para poder ver nuevas opciones en el terreno de juego de cara a la próxima temporada.

Sería el momento perfecto para que de una vez por todas David Soria debutara oficialmente en Liga como portero del Sevilla, ya que todas sus apariciones han sido en Copa o Europa League. No puede ser que la temporada finalice y el portero que jugó la final de Basilea siga sin haber disputado ni un minuto de la competición de la regularidad.

Aunque ya jugó en Madrid el pasado fin de semana y fue de los mejores del equipo, otro que no ha podido jugar esta temporada al calor de los suyos ha sido Krohn-Dehli, futbolista al que gran parte del sevillismo ha echado de menos esta temporada. Su partido en el Bernabéu hace ver que ya está completamente recuperado y con ganas de volver a sentirse futbolista. Sería una buena forma de ver si puede seguir siendo jugador del Sevilla la próxima temporada, aunque eso será decisión del entrenador que la planifique.

También sería el partido ideal para satisfacer una de las demandas de los aficionados durante toda la temporada; más presencia de jugadores del Sevilla Atlético. Los chicos del filial están haciendo una gran temporada en Segunda División y son varios los que se merecen disputar un partido oficial con el primer equipo. Sampaoli debería darle la oportunidad a David Carmona, Borja Lasso o Marc Gual por decir algunos nombres. Ya sea como titulares o entrando desde el banquillo, está claro que el sevillismo quiere verlos jugar el sábado.

Es posible que jugadores que ya tienen pensado dejar el club al finalizar la temporada quieran jugar para despedirse de los aficionados. Al margen de los cedidos, de los cuales el único con opciones de quedarse es Jovetic (cuya opción de compra termina a final de mes), es posible que sea el último partido de Vitolo con la camiseta del Sevilla. Varios equipos están interesados en él, como el Atlético de Madrid (que en principio no puede fichar este verano), el Barcelona (aunque su posición no existe en el once azulgrana y el club catalán no quiere llegar a pagar los 40 millones de su cláusula) y el Manchester City. El jugador canario es uno de los estandartes del equipo a pesar de su mala segunda vuelta y se merece una despedida por todo lo alto.

Además, no hay que olvidarse de jugadores que apenas habían contado a lo largo de la temporada y que ahora que LaLiga se acaba están aprovechando sus oportunidades como Correa y Ganso. Los dos futbolistas quieren demostrar que tienen más fútbol del que han enseñado y que pueden ser importantes de cara a la próxima campaña.

Lo que está claro es que, juegue quien juegue, el partido debe ser una fiesta del sevillismo. Ha sido una temporada en la que, a pesar de la mala segunda mitad, se ilusionó a la afición con la posibilidad de poder ser algo más. Y si al final no ha podido ser este año, pues será el siguiente. Pero el Sevilla ha visto que puede subir un escalón. Ya sólo falta querer subirlo.